aish-proloader-150

Mensaje de Yom Haztmaut – Rab. Jaim Leizorek

En Yom Haatzmaut, conmemoramos el establecimiento del Estado de Israel y celebramos la resiliencia y la determinación de Am Israel. Es un día para celebrar nuestra historia, nuestra identidad y nuestra conexión inquebrantable con esta tierra, nuestro hogar. Desde los días de nuestros antepasados hasta hoy, hemos enfrentado innumerables desafíos, pero hemos perseverado. Somos un pueblo de resiliencia, fuerza y espíritu indomable. Yom Haatzmaut nos recuerda que, a pesar de todas las adversidades, Israel siempre fue, es y seguirá siendo nuestro hogar, un lugar donde podemos caminar con orgullo y dignidad. Una tierra con sensibilidad espiritual.
Hoy más que nunca, tenemos el deber de preguntarnos: ¿Cuál es el papel de Israel en el corazón y la identidad judía en la diáspora? ¿Cómo podemos apoyar el desarrollo y la seguridad de Israel desde nuestras comunidades en todo el mundo? ¿Cuáles son los desafíos actuales que enfrenta Israel y cómo podemos contribuir a superarlos? ¿Qué significado tiene para ti la independencia de Israel en el contexto de la historia judía y mundial?
Este Yom Haatzmaut nos recuerda de manera muy potente las recientes palabras de Gilad Erdan, el embajador israelí ante la ONU, quien citó la Hagadá de Pesaj y dijo: “En cada generación se levantan para aniquilarnos; sin embargo, Dios nos salva de manos de nuestros enemigos”. Estamos viviendo uno de los mayores milagros posibles: el hecho de que tenemos la tierra de Israel.
Nuestra resiliencia como pueblo judío está arraigada en nuestra fe, nuestra identidad y nuestra determinación de enfrentar cualquier desafío que se nos presente. En Yom Haatzmaut, celebramos el renacimiento de nuestra nación y renovamos nuestro compromiso de construir un futuro brillante y próspero para Israel.
Hoy más que nunca, debemos pararnos con la frente en alto y celebrar y expresar que Israel es nuestra patria ancestral, un lugar al que pertenecemos y que siempre será nuestro hogar. ¡Am Israel Jai!
Mensaje de Rab Jaim Leizorek – Aish México