aish-proloader-150

¿Qué está pasando en las universidades de Estados Unidos?

En medio de la escalada de tensiones en el Medio Oriente, raíz de la guerra entre Israel y Hamas después del ataque árabe en territorio israelí el pasado 7 de octubre, el apoyo económico de Estados Unidos y empresas hacia Israel desató un descontento y una alta demanda por sectores de la población.

Los estudiantes de los diversos campus universitarios en el país son los principales grupos manifestantes en contra de la situación, siendo la más grande y agresiva la de la Universidad de Columbia, en la cual se instalaron campamentos pro-palestinos en las áreas del campus, así como se prohibió el acceso a estudiantes y profesores judíos por parte de los grupos revolucionarios.

Lo peor llego el día de ayer, 30 de abril, cuando en la madrugada los manifestantes entraron y tomaron el edificio de la Universidad, ubicado en Nueva York, cubriendo los accesos y colgando banderas de Palestina, así como carteles que se leían como “Palestina Libre” o Globalize the Intifada, entre otros.

Diversos videos documentan cómo fue la toma del edificio, en la cual se muestra que previamente los revolucionarios se encontraban inconformes y llevaban muebles hacia las afueras del edificio, así como invitaban a más gente a venir a la manifestación y apoyar.

Algunas de las demandas que piden los protestantes son que las universidades dejen de invertir en empresas que tengan relación o conexión con Israel, siendo así que el Columbia University Apartheid Divest (grupo estudiantil revolucionario) pide la desinversión de poco más de 13.6 millones de dólares en empresas como Aphabet, Amazon y Microsoft.

De igual forma, en el territorio estadounidense se llevan a cabo otras manifestaciones del estilo, ya que en las universidades de Yale y Cornell también hay protestas, sin embargo, su intención es evitar que sus instituciones tengan su dinero invertido en empresas que fabriquen armamento.

Afortunadamente, al momento, las universidades no han cedido a las exigencias de los revolucionarios, además de que la desinversión en dichas empresas sería bastante complicado, por la misma razón de que es una economía circular en la que ellos también se ven beneficiados para mantener sus campus.