aish-proloader-150

Síndrome K, enfermedad que salvo a judíos de los nazis

La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto militar global que tomo lugar entre 1939 y 1945. Entre los enfrentamientos, millones de personas murieron, la mayoría en manos de los nazis, quienes llevaron la muerte a las casas, calles, escondites, y la mayor parte a los campos de concentración.

En 1943, los soldados alemanes ocuparon Italia, en donde comenzaron a realizar redadas para arrestar a judíos italianos y deportarlos hacia Alemania a los Campos, aunque no se tiene una cifra exacta, se estima que más de 10 mil personas fueron enviados a los campos durante poco más de un año.

Cuando los nazis atacaron el gueto judío en octubre de 1943, las personas huyeron al hospital católico Fatebenfratelli, mismo que se encontraba frente a la zona de concentración, y el cual sirvió para esconder a disidentes políticos.

El médico y activista antifascista Adriano Ossicini no pudo soportar los horrores de los nazis, por lo que invento una extraña enfermedad llamada “Síndrome K”, la cual sirvió para salvar a los judíos en peligro.

Aunque la enfermedad no es encontraba en ningún libro de medicina, ni en expedientes médicos anteriores, el nombre servía de clave para diferenciar lo que eran pacientes reales y lo que eran personas refugiadas, con el fin de mantenerlas en resguardo.

Con el fin de darle realismo a la mentira, las habitaciones estaban catalogadas como peligrosamente infecciosas, incluso solicitaban que cuando los soldados pasaran por el hospital, los pacientes tosieran y actuaran como si estuviesen enfermos de tuberculosis.

La simple idea de contagiarse de la rara enfermedad tuvo el resultado de que los nazis huyeran del hospital después de ocupar la Roma caída de Mussolini; tanto los médicos y las personas resistieron con la mentira de la extraña enfermedad hasta que los aliados liberaron Roma de la ocupación a finales de junio de 1944.

Aunque no se tiene una cifra exacta de los judíos salvados por la enfermedad, los expedientes hablan desde docenas hasta cientos de judíos que fueron diagnosticados y resguardados.